Iris cada día se proyecta exitosamente en el tiempo  Por: Ítalo Urdaneta

Iris cada día se proyecta exitosamente en el tiempo Por: Ítalo Urdaneta

0 Por

 

Hoy con esta nueva entrega rompemos con la tradición de nuestros acostumbrados artículos, porque hemos estimado conveniente, y gloria a quien gloria se merece,  hablar de un personaje, que para muchos, es la “piedra en el zapato” de esa oposición extremista y malsana, que se niega transitar por el camino de la paz y de las leyes. Nos referimos a la diputada recién de nuevo electa, Iris Valera, quien hoy ocupa la primera vicepresidencia de la Asamblea Nacional.

No deja de ser un reto, y así lo sentimos, hablar de la controvertida Iris, que solo sabemos, hasta donde tenemos conocimiento, que es nacida en el estado Táchira, que viene de una familia humilde, y que ostenta el título  de abogada de la República.

Desde muy joven la hemos visto siempre militando y apoyando el movimiento revolucionario desde sus inicios, cuando el comandante Hugo Chávez Frías apenas comenzaba a enarbolar la  bandera de la revolución y a recorrer el país para traernos posteriormente,  a todos los venezolanos, igualdad, justicia y libertad.

Desde entonces siempre hemos visto a Iris prácticamente en funciones de gobierno. Si no ha sido como parlamentaria, en el mejor de los casos, la vimos más recientemente ocupar el cargo de ministra del Sistema Penitenciario del país, por más de 9 años, en donde dejó, sin lugar a dudas, una exitosa gestión, que llevó a normalizar y apaciguar de tantas revueltas, con innovadores métodos reeducativos, las cárceles venezolanas.

Debo confesar primero, antes de continuar con nuestra apreciación sobre Iris, que personalmente solo la llegué a tratar dos veces, cuando apenas comenzaba la gestión presidencial del Comandante  Chávez, precisamente al lado también de ese otro guerrero de la revolución, que pasó a otro plano terrenal, como lo fue el también diputado Luis Tascón. Eso fue en el Fuerte Tiuna, específicamente en la sede de la Policía Militar, cuando un diciembre, con motivo del asueto navideño, coincidimos en el agasajo que se le hizo a la alta oficialidad de ese cuerpo militar, dirigida en ese entonces por el general (Ej) José Gregorio Montilla Pantoja, ese mismo militar que en un gesto de valentía y gallardía, actuando en defensa del sistema democrático, salió a dar la cara por el país y le puso los ganchos al artífice del golpe de Estado contra el presidente Chávez, como lo fue Carmona Estanga.

Ya para ese entonces Iris comenzaba  a proyectarse a nivel nacional, sobre todo cuando le tocaba intervenir para salirle al paso a las triquiñuelas y a las acciones siempre golpistas de la oposición, que la han llevado en el tiempo a ser vista como la fea, la malvada y el ogro de la revolución, simplemente porque con su voz de trueno no tiene “pelos en la lengua” a la hora de hacer algún  pronunciamiento o señalamiento, precisamente en contra de la ultraderecha venezolana, que ha querido volver al poder a la fuerza.

A iris, sin importar que sea una dama y madre de familia, se le ha ofendido hasta el cansancio de manera grotesca todo el tiempo, bien por las redes sociales  o cada vez que la oposición extremista pretende desesperadamente neutralizarla en cualquier acto público.

Lo que sí está claro es que Iris las “lleva bien puestas”. Eso nos identifica con ella. Esta dama que estudio leyes solo se desvive por llevar justicia. Esa misma justicia que llevó a los privados de libertad que no se le respetaban en el pasado los derechos humanos, mientras pagaban sus condenas en esos infiernos llamados cárceles venezolanas.

Me viene a la memoria el desencuentro que tuvo la impetuosa Iris con el periodista y compañero de estudios de la Universidad del Zulia, Gustavo Azocar, hace varios años atrás, allá en San Cristóbal, en un programa en vivo de la televisión.

La controvertida Iris se vio en la necesidad de interrumpir en el programa para poner  en su sitio a este viejo compañero, por cuanto consideró que la venía supuestamente ofendiendo desde hacía tiempo, incluso a su familia, lo cual hizo que el demonio que lleva por dentro apareciera para cachetearlo repetidas veces.

Debo confesar que el motivo del enojo de la diputada con detalles  lo desconocemos, pero Iris, ante el país, demostró  que nadie, absolutamente nadie, viene de buenas a primera a en mancillar  su honor.

Para muchos, sobre todo para nuestro gremio, fue una acción reprochable, desde todo punto de vista, pero para otros, lo que hizo Iris fue una actitud de valentía que serviría de ejemplo para quienes se escudan en la profesión del periodismo, de manera errada, solo para ofender y exponer al escarnio público, a quienes no se lo merecen.

Hoy vemos de nuevo a Iris, desde la nueva Asamblea  Nacional, brillando con luz propia, siempre exigiendo justicia. Se le tilda de loca, un honor que de seguro la consagra, como lo llevó por siempre en el pasado lejano esa otra heroína llamada Manuelita Sáenz, la Libertadora del Libertador. Recuérdese que el Padre de la Patria así la llamaba: “mi bella loca”, cuando deseaba proferirle su amor y agradecimiento en la lucha que siempre libró en pro de la justicia y la libertad.

Así pues que ojala salieran  de las entrañas de Venezuela  mil Iris más, con el mismo ímpetu, con la misma fuerza, con el mismo espíritu guerrero, con esa misma valentía con  que esta tachirense nos tiene a acostumbrados cada vez que sale en defensa de su Patria, de tu Patria y de la mía, sin que se le ponga aguado el guarapo.

También nos gustó escuchar de parte de Iris cuando dijo que no comparte la idea de promover una ley que permita el aborto en Venezuela, mucho menos que se celebre el matrimonio igualitario, como lo prohíbe también la Constitución.

Iris, por otra parte, con su conducta recia e indoblegable, por ello nos identificamos con ella, además de defender al país de las injustas arremetidas del imperio, le exigió  al Ministerio Público y al Poder Judicial que expliquen el por qué aun no se ha detenido al  ex diputado Juan Guaidó, al tiempo que aseguró  que si se tropieza con este traidor, que ha cometido innumerables delitos en flagrancia,  no dudará ni un segundo para personalmente detenerlo y llevarlo luego ante los organismos encargados de impartir justicia, por ello mostró un par de esposas, que lleva consigo en su cartera,  una vez que fue entrevistada el pasado miércoles en el programa “Vladimir a la 1”, transmitido por Globovisión.  Manos a la obra, querida Iris, que el país revolucionario, en pleno,  te apoya ampliamente.

Sigue nuestras redes sociales