Pence vs. Harris: el tenso debate donde el coronavirus y una mosca ocuparon la atención

Pence vs. Harris: el tenso debate donde el coronavirus y una mosca ocuparon la atención

0 Por

El vicepresidente republicano y la senadora demócrata se interrumpieron en sus intercambios, pero también se agradecieron, se trataron con amabilidad y se escucharon.

“Quiero felicitarla, como lo hice por teléfono, por la naturaleza histórica de su nominación”, le dijo Pence a Harris, primera candidata negra a la vicepresidencia de uno de los grandes partidos estadounidenses.

Más adelante, Harris volvió a agradecerle a Pence luego de que éste destacara la trayectoria de los candidatos demócratas. “Respeto el hecho de que Joe Biden pasó 47 años en la vida pública. También respeto su servicio público”, dijo el mano derecha de Trump.

Una combinación de fotos de Kamala Harris y Mike Pence durante el debate. (Fotos: Robyn Beck y Eric BARADAT / AFP).

Una combinación de fotos de Kamala Harris y Mike Pence durante el debate. (Fotos: Robyn Beck y Eric BARADAT / AFP)..

Varias veces más la exfiscal de California, famosa por su estilo inquisitivo, le dijo “Gracias, señor vicepresidente”.

El duelo televisado en Salt Lake City, Utah, el primero y único previsto entre los candidatos a vicepresidente antes de las elecciones del 3 de noviembre, fue notoriamente diferente al caótico encuentro del 29 de septiembre en Cleveland, Ohio, entre Trump y Biden, muy cuestionado luego por el público.

Una firme advertencia por parte de la moderadora Susan Page estableció una expectativa de cortesía básica entre Pence y Harris.

“Queremos un debate que sea animado. Pero los estadounidenses también merecen una discusión que sea civilizada. Estos son tiempos tumultuosos, pero podemos y tendremos un intercambio respetuoso”, afirmó Page.

El encuentro entre Pence y Harris cobró especial importancia cuando Trump, de 74 años, se recupera de su infección de covid-19, y Biden, de 77, podría convertirse en el presidente más anciano de la historia de Estados Unidos.

Kamala Harris y Mike Pence. (AFP).

El coronavirus

Kamala Harris y Mike Pence chocaron el miércoles sobre la gestión del coronavirus covid-19 del presidente Donald Trump, infectado con el virus.

Harris criticó la repuesta a la pandemia de la administración Trump como “el mayor fracaso” en la historia de Estados Unidos.

“El pueblo estadounidense ha sido testigo del mayor fracaso de cualquier administración presidencial en la historia de nuestro país”, dijo la senadora demócrata.

Y Pence respondió acusando a Harris de “socavar la confianza” de los estadounidenses en una vacuna contra el covid-19 que pueda surgir durante este gobierno.

“El hecho de que continúe socavando la confianza del público en una vacuna, si la vacuna surge durante el gobierno de Trump, es inconcebible. Deje de jugar a la política con la vida de las personas”, dijo el vicepresidente republicano.

Estados Unidos, el país más afectado del mundo por la pandemia global declarada en marzo, ha superado los 210.000 muertos de covid-19, con más de 7,5 millones de personas infectadas.

Mamparas de plexiglás separan a Pence y a Harris en el teatro de la Universidad de Utah en Salt Lake City donde tiene lugar el debate de 90 minutos.

Tras el positivo de Trump, anunciado el viernes 2, Pence dijo que había dado negativo en las pruebas y que no lo había visto desde el martes 29.

Coronavirus en la Casa Blanca. (AFP).Coronavirus en la Casa Blanca. (AFP).

Desempleo, impuestos y raza

La aguda crisis económica inducida por la pandemia también estuvo presente.

“Hay estimaciones que para el final de este gobierno, va a haber más pérdidas de empleo que en ningún otro gobierno”, afirmó Harris. La tasa de paro está actualmente en 7,9%.

Pero Pence, tenaz escudero de Trump, contraatacó enumerando lo que consideró la “receta” demócrata “para el declive estadounidense”: más impuestos, más regulación, prohibición de la extracción de petróleo de esquisto, abolición de los combustibles fósiles, rendición económica frente a China.

Uno de los encontronazos más fuertes fue sobre la justicia racial, en medio de la ola nacional de protestas contra la brutalidad policial contra los negros.

Pence acusó a Biden de creer que la policía tiene un “sesgo” hacia las minorías, algo que calificó de “gran insulto” hacia los uniformados. Harris recordó que Trump dijo que había “personas muy buenas” entre los neonazis en una marcha en Charlottesville, Virginia, que derivó en actos de violencia.

Los candidatos sin embargo eludieron meterse con temas espinosos, como el aborto o el futuro de la Corte Suprema.

De guante blanco y con mosca

Aunque Pence y Harris rápidamente mostraron estar en desacuerdo en muchos temas, el tono civilizado del debate en Salt Lake City ofreció un marcado contraste con el crispado enfrentamiento verbal de la semana pasada entre Trump y Biden en Cleveland, plagado de interrupciones e insultos.

Pence demostró calma y estabilidad y felicitó a Harris, hija de inmigrantes de Jamaica e India, por la naturaleza histórica de su candidatura, que podría convertirla en la primera vicepresidente negra.

Y aunque Pence trató de retratar a Harris como de izquierda radical, a pesar de que está más cerca del ala moderada del partido demócrata, también destacó la trayectoria de servicio público de la senadora y exfiscal general de California, y los 47 años de vida política de Biden.

“Gracias, señor vicepresidente”, le dijo varias veces Harris, famosa por su estilo inquisitivo, sonriendo.

Ambos candidatos debatieron sin máscaras, pero separados entre sí casi cuatro metros y protegidos por barreras transparentes, aunque expertos advirtieron que no estaban libres de contagio.

Pero lo más memorable para muchos quizás fue la mosca que se posó sobre la cabellera blanca de Pence, que desató una avalancha de comentarios en las redes sociales. La campaña de Biden rápidamente comenzó a vender matamoscas en internet con la inscripción “La verdad sobre las moscas”.

Una mosca descansa sobre la cabeza del vicepresidente de los Estados Unidos, Mike Pence, mientras toma notas durante el debate vicepresidencial contra la candidata demócrata Kamala Harris. (Foto de Eric BARADAT / AFP).

Una mosca descansa sobre la cabeza del vicepresidente de los Estados Unidos, Mike Pence, mientras toma notas durante el debate vicepresidencial contra la candidata demócrata Kamala Harris. (Foto de Eric BARADAT / AFP).

El primer y único duelo televisado previsto entre los candidatos a vicepresidente cobró especial importancia cuando Trump, de 74 años, está enfermo de covid-19, y Biden, de 77, podría convertirse en el presidente más anciano de la historia de Estados Unidos.

Próximos debates presidenciales

Otros dos debates entre Biden y Trump están programados para el 15 y el 22 de octubre, pero siguen en suspenso dada la convalecencia del presidente.

Biden, el exvicepresidente de Barack Obama que se presenta como unificador de un país dividido, lidera desde hace meses las encuestas. Y amplió aún más su ventaja, con una brecha de hasta 16 puntos porcentuales a nivel nacional.

Durante el cara a cara de Trump y Biden, algunos invitados del presidente aparecieron sin mascarilla, lo que contrastó con los seguidores del demócrata, que todos la lucían.

Por lo demás, la Comisión de los Debates Presidenciales no ha anunciado modificaciones respecto al formato del diálogo, pese a que la semana pasada avanzó que iba a introducir modificaciones tras un caótico primer cara a cara entre Trump y Biden, marcado por las innumerables interrupciones, sobre todo del primero, que hicieron imposible que se tocaran a fondo los temas de interés para el electorado.

Sea como fuere, las medidas de protección del debate del miércoles sentarán las bases para el encuentro entre Biden y Trump del próximo 15 de octubre en Miami, y de su cara a cara en Nashville (Tennessee), el 22 de octubre.

Sigue nuestras redes sociales